miércoles, 27 de diciembre de 2017

La mascota virtual favorita de mi infancia

Post dedicado a las personas que quieren conocer un poco más de mi historia 💙

¿Cuál fue mi mascota virtual favorita de la infancia?

Generalmente cuando me preguntan ¿Cuál es tu Tamagotchi/Mascota virtual favorita? no es una pregunta que pueda responder porque hoy por hoy son muchas las versiones que me gustan. Pero a fines de los 90's, lo tuve más que claro; cansada de jugar con Dinkies cayó en mis manos la que se convertiría en la mascota virtual favorita de toda mi infancia, que años más tarde, al comenzar a coleccionar, me enteraría que su programación se llama Ackachan:



Allá por el 99'

La historia fue así; hacia el 99' cuando la fiebre de los Tamagotchis estaba casi muerta, una amiga mía y yo recordábamos estos juguetes, cuando ella me comentó "yo lo vivía pegando para que se despierte a jugar conmigo" a lo cual la miré desconcertada y le dije que eso era imposible (porque yo sólamente había conocido dinkies y Hitorikkos y desconocía que existiesen otras programaciones, entonces pensé que estaba inventando), a lo que me respondió que me lo podía demostrar.


Fuimos en bicicleta a su casa y sacó esta mascota bastante mal cuidada, pero que aún funcionaba. Asumo que debimos haber comprado baterías o bien ella ya tenía algunas, pero esa misma tarde me mostró que la mascota incluía la opción de castigo. Me sentí muy mal por el pobre dinosaurito el cual se veía súper pequeño y tierno para estar recibiendo tales castigos.
Decidimos que yo le prestaría mi mascota (Hitorikko Dino) y ella me prestaría la suya. 


Al llegar a casa me preguntaba cómo tendría que hacer alguien para que una mascota termine con el sector del llavero roto y toda llena de arañazos... ¿cuán mal tendrías que cuidarla? Pero todo iba a estar bien porque ahora yo cuidaría de ella y no le pasaría más nada 💙

El amor fue inmediato, ofrecía juegos divertidos de cazar al ratón, no el aburrido juego de adivinar hacia qué lado iba a quedar viendo la mascota o de los dados de los Hitorikkos. Además era un dinosaurio que de hecho se veía como un dinosaurio! (quienes hemos tenido Hitorikkos sabemos cuán NO parecidos a los animales reales se ven las mascotas en esas versiones jaja)


A la semana de eso, mi amiga me comentó que había perdido mi mascota y que a cambio podría quedarme con la suya. 
A pesar de estar en tan malas condiciones, me sentí afortunada, dado que este clon de los Nanos tenía mucho más para ofrecer que el simple Hitorikko.
Recuerdo haber jugado múltiples veces, hasta que en determinado momento los botones dejaron de ser sumamente responsivos. Asumo que debido al mal cuidado se habrán ensuciado en su interior. Fue así como empecé a presionar cada vez más fuertes los botones e inclusive (en ese momento sonaba como una gran idea!) decidí usar un compás para presionar más fuerte. Es así como a la ya desgastada carcasa se sumaron botones que parecían comidos por ratas, pero no! jaja fue de tanto presionarlos con el compás.


Eventualmente decidí desarmarlo (sí, ya desde chica tenía mis antecedentes de frankengotchis) y limpiarlo por dentro y los cambios fueron inmediatos 👍

Como todo en mi infancia, llegó un punto en que simplemente perdí el interés y le quité las baterías (me sorprende como ya en ese momento me daba cuenta de la importancia de esto) y lo guardé en una vieja caja de zapatos junto a juguetes del kinder sorpresa: mascota virtual por un lado y baterías por el otro.

Poco sabía yo lo caro que costarían una década más tarde...

Reemplazos en la actualidad

Creo que todos los coleccionistas aspiran a tener reemplazos eventuales de sus mascotas de la infancia si es que no conservaron las mismas como yo. De hecho las primeras que quise fueron las que tuve en mi infancia.

En el 2013 fui capaz de conseguir esta mascota a través de un primo que vive en USA y me lo trajo al venir de visita. En ese momento me salió 30 usd y hoy por hoy el mismo vendedor escaló bastante más el precio de la misma (click aquí)



Este fue el primer reemplazo que encontré a mi Ackachan; le faltaban las huellitas de los costados, pero en sí era prácticamente el mismo diseño de carcasa:


En el 2016 conseguí un lote inmenso de mascotas virtuales, entre las cuales tenía 32 de los Ackachan.


En el 2017 puse en condiciones a dichas mascotas para venderlas y dejé para repuestos las que no funcionaban y fue así como se me ocurrió utilizar la placa madre el mío con reemplazos de los nuevos.
De ese lote, reuní un set de botones, carcasa, cadenita, botón de reset y pantalla nueva y al armarlo, cruzando los dedos coloqué las baterías y "Oh my gotchi!" funcionó. No podía creer que luego de tooooodos estos años, mi Ackachan de la infancia aún funcionaba! 💙💙💙 Así fue como éste fue una especie de "segundo reemplazo" de la mía... aunque en cierto modo, es la mía jaja.


Y en el día de hoy decidí que pondría la carcasa (y los restos) de mi mascotita original en un empaquetado de los que me sobró del lote, en "agradecimiento" por todos los buenos ratos que me brindó y porque a ella debo el haberme hecho ingresar a esta comunidad de coleccionistas donde conocí gente muy bella e hice muy buenos amigos. A ella le debo el resto de mi colección, mis nuevos amigos, mi canal de youtube y este blog :)


Así que se podría decir que si bien todo el resto es nuevo, "el corazón de esta mascotita, es la de mi infancia, por lo tanto me enorgullece saber que aún conservo la mascotita que más me entretuvo de pequeña.


Y así cierro mi historia. Espero que les haya gustado :)

¿Y vos?, ¿conservás tu mascota virtual de la infancia?
¿Tuviste varias?
¿Cuál fue tu favorita?
¿Aún funciona?

Dejame tu comentario! :)

baby blue

27/12/2017





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Asegurate de ver mi entrada de preguntas frecuentes antes de dejar un comentario. baby blue.-